PROCESO DE ELABORACIÓN

El proceso de elaboración del Cava Vinya Encisada está elaborado a partir de una cuidadosa selección del mosto flor seleccionado desde las cepas hasta su primera fermentación. Criado en Cava mediante un cuidadoso proceso manual y artesanal, siguiendo el método tradicional (champenoise), con un reposo medio en cavas de tres años en tipos Reserva, a una temperatura constante de 14-16º.

Primera fermentación

El mosto flor es el de mejor calidad y, una vez clarificado, pasamos a realizar la primera fermentación, a una temperatura controlada de entre 15º y 18º durante 20-25 días en depósitos de acero inoxidable. En esta primera fermentación añadimos levaduras seleccionadas

que transformarán los azúcares naturales de la uva en alcohol y anhídrico carbónico dando como

resultado el vino base.

Coupage

En esta fase del proceso se selecciona la mezcla de vinos base que han resultado del proceso de fermentación.


Tiraje

En este momento se estabiliza el vino, en frío y se añade el licor de tiraje, formado por levaduras y azúcares que producirán la segunda fermentación dentro de la botel

la. Al finalizar la segunda fermentación, mueren las levaduras y se depositan al fondo de la botella.

Crianza

La duración de esta fase del proceso de elaboración determina el tipo de cava que elaboraremos:

CAVA: a partir de 9 meses de crianza

CAVA RESERVA: a partir de 15 meses de crianza

CAVA GRAN RESERVA: a partir de 30 meses de crianza


Removido

Se basa en el desplazamiento de los sedimentos de las levaduras de la segunda fermentación hasta el cuello de la botella. Es un movimiento preciso de giro de 1/8 de vuelta cada día hasta que en, 2 o 3 semanas, el sedimento bajará al cuello de la botella.

Degüelle

Se trata de eliminar los sedimentos que hemos dejado bajar al cuello de la botella, congelando el cuello y sacando el tapón de forma que la presión interna de la botella expulse los sedimentos.

Taponado

El secreto mejor guardado de toda bodega de cava: el licor de expedición es añadido en esta fase, una mezcla que cada cavista elige para dotar al cava de su toque personal. Ahora podemos tapar la botella con el corcho definitivo, colocaremos la placa, el bozal, la cápsula, las etiquetas y el sello.